Diseño Grafico

Las pinturas experimentales de Keiko Kimoto son una delicada expresión de pura alegría.

Las pinturas experimentales de Keiko Kimoto son una delicada expresión de pura alegría.

La exposición titulada Okurerutaiyou: Delayed Sun estará abierta del 29 de febrero al 16 de abril. Contiene piezas que datan de 2004 y explorarán temas de “inconsciencia colectiva, sincronicidad y fenómenos arquetípicos”, así como referencias a conceptos estéticos Wabi-Sabi para crear una narrativa única.

Para los espectadores nuevos en el trabajo de Keiko Kimoto, la exposición ofrece una visión única de su práctica creativa. Keiko, una ávida pintora desde la infancia, creció en Toyooka y estudió bellas artes en la Universidad de Artes de Berlín antes de pasar los siguientes 25 años en la ciudad. Su arte entrelaza a la perfección antiguas técnicas japonesas con elementos europeos contemporáneos, lo que da como resultado una combinación única de precisión, dominio técnico y expresión emocional.

En el centro de la exposición se encuentra el concepto japonés de Ma. Esto simboliza una pausa en el tiempo o un vacío en el espacio. En términos de sus pinturas, Keiko representa esto a través del tiempo y el espacio esenciales necesarios para que la vida respire, sienta y se conecte. Al profundizar en Ma, estas pinturas examinan espacios abstractos como los sueños, donde las figuras parecen disolverse o emerger de espacios no figurativos.













Más allá de la temática, el arte de Keiko es instantáneamente reconocible y digno de mención, gracias a su uso de pinceladas rápidas e improvisación. Juntos, crean una experiencia paradójica donde las imágenes estáticas crean una sensación de movimiento. Esto anima a los espectadores a involucrarse más profundamente con su arte de ella y a contemplar sus “profundidades imaginativas de ella”.

Respecto a su proceso creativo, Keiko dice: “Dibujé una línea sin memoria y sin una idea. El color armoniza visualmente con mis sentimientos, conectando con mis emociones”.

Mostradas cronológicamente, las pinturas de esta exposición siguen a Keiko mientras explora la figuración a través de pequeñas figuras y mujeres, así como el mundo natural a través de símbolos como animales, árboles, lluvia y bosques, y paisajes de ensueño inspirados en el campo japonés.

En estas piezas también Keiko experimenta con una amplia gama de materiales, como cerámica coreana y colores brillantes, que aplica en una “estética simétrica única” al pintar simultáneamente con su mano izquierda y derecha.

A medida que se desarrolla la exposición, los espectadores siguen a Keiko mientras explora acuarelas, óleos, témperas e incluso carbón. Construida en torno a una paleta de colores de azules y verdes, su obra se aleja progresivamente de la figuración y se inclina progresivamente hacia la abstracción. Esto da como resultado sus trabajos posteriores, que cambian su enfoque hacia la espontaneidad y la alegría.

















En definitiva, el arte de Keiko es una “delicada expresión de pura alegría”. Inspiradas en las experiencias de su infancia al observar la naturaleza, sus pinturas evitan transmitir juicios o hacer una declaración. Más bien, son una celebración del proceso de creación de arte. De hecho, una vez que una pintura está terminada y ha cumplido su propósito, Keiko pasa directamente a su siguiente proyecto creativo.

“La exposición ofrece una visión poco común de la evolución artística de Keiko Kimoto durante las últimas dos décadas, invitando a los espectadores a explorar la delicada intersección entre los sueños y la realidad”, dice Claudia Schumacher, directora de Impulse Gallery.

“Su capacidad para armonizar precisión y espontaneidad crea una narrativa cautivadora que resuena con el lenguaje universal del arte”.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *