Diseño Grafico

La ex Dra. Emma Cheng sobre la transición a la ilustración y cómo su formación médica ha influido en su arte.

La ex Dra. Emma Cheng sobre la transición a la ilustración y cómo su formación médica ha influido en su arte.

Las artes y las ciencias a menudo pueden parecer campos no relacionados. Pero para la ilustradora taiwanesa Emma Cheng, los dos pueden trabajar juntos de maneras deslumbrantes y sorprendentes. Después de haber estudiado medicina y diseño en su país de origen antes de convertirse en becaria del Programa de Innovación Biomédica de Stanford, dice que su experiencia en el cuidado de la salud motiva su arte.

“Habiendo experimentado los desafíos, esperanzas, alegrías y dolores de ser paciente y médico, estoy profundamente conmovida por las historias de vida que acompañan a estas emociones”, le dice a Creative Boom. «A través de mis ilustraciones, pretendo resaltar estas narrativas, creando conciencia sobre la salud y el valor de la vida».

Para obtener más información sobre su impresionante carrera hasta el momento, nos reunimos con Emma para obtener más información sobre por qué hizo un cambio de carrera, los desafíos que encontró y por qué le resultó imposible mantenerse alejada del mundo de la ilustración.




¡Hola Emma! ¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser ilustradora?

Me encanta dibujar desde que puedo sostener un bolígrafo. Cuando tenía 5 años, me preguntaron qué quería ser cuando fuera grande y solté ‘un artista’ sin pensarlo dos veces. En el fondo, siempre supe que eso era lo que quería ser.

Sin embargo, en Taiwán, ser médico se considera uno de los trabajos más prestigiosos y mejor pagados de la sociedad, y dadas mis calificaciones y los resultados de mis exámenes, fue la trayectoria que la vida naturalmente me empujó hacia abajo.

¡Todos a mi alrededor me decían que iba a morirme de hambre como artista, haciéndome pensar que solo podía ser una fantasía tonta! No fue hasta los 28 años, como médico residente, que comencé a pensar y entender cómo dedicarme al arte de una manera realista.

¿Quiénes son tus mayores inspiraciones artísticas y por qué?

En cuanto al tema, Frank H. Netter es una gran inspiración. He leído muchos libros de texto con sus detallados dibujos anatómicos desde que era estudiante de medicina. Tengo que memorizar casi todos los puntos de referencia en sus imágenes para las pruebas de anatomía, por lo que esas imágenes están impresas de alguna manera en mi cerebro.

Cuando se trata de técnica, me gusta mucho el arte de Minni Havas. También uso lápices de colores para dibujar, así que me asombro cuando veo a alguien que puede usar lápices de colores de esta forma lúdicamente realista para generar esas combinaciones caprichosas de colores y emociones.

Otro artista que me fascina es Armando Veve. Sus obras de arte me inspiran tanto en el tema como en la técnica. Sus intrincados diseños dan vida a su obra de arte creativa. Cuando miro sus ilustraciones, siento que un sinfín de historias esperan mi exploración.







¿Cómo describirías tu estilo?

¡Muy «Emma»! Mi estilo es como una serie dramática llamada Salud, donde la calidez, la excentricidad y la extravagancia juegan juntas.

¿Cómo ha evolucionado y desarrollado tu arte a lo largo de los años?

Inicialmente, aprendí a usar muchos medios y descubrí que los lápices de colores eran mis favoritos debido a la textura y el degradado al mezclar. Dibujé de todo, incluyendo animales, plantas, alimentos, etc., hasta que mi arte médico llamó mucho la atención.

Luego comencé a concentrarme en dibujar órganos humanos para mostrar el valor de la salud y la belleza de nuestras partes internas. Para que mi arte sea más accesible, también los he convertido en productos, permitiendo que las personas los lleven como recordatorios en su vida diaria.

Más tarde, decidí agregar más historias a mi arte porque esa es una de las razones por las que me atraen las ilustraciones. Además de expandir las narrativas dentro de mi trabajo, me esfuerzo constantemente por mejorar mis habilidades. Ahora no solo uso lápices de colores, sino también Photoshop y Procreate para obtener el resultado deseado en un flujo de trabajo más eficiente.







Has estado haciendo malabarismos con la ilustración y ser médico, pero ¿qué te hizo cambiar?

La idea de un cambio de carrera surgió cuando era residente. Sabiendo que ser residente dejaba poco tiempo para proyectos paralelos, tomé la audaz y difícil decisión de abandonar mi formación de residente en el gran hospital después de consultar con varias personas.

Esta decisión fue especialmente difícil porque sentí una desaprobación significativa de las personas que me rodeaban, incluidas las personas cercanas a mí. Entonces decidí trabajar en clínicas de medicina estética donde los turnos eran mucho más flexibles, así tenía más tiempo para aprender y dibujar y, por supuesto, ahorrar dinero al mismo tiempo.

Durante los años que he sido MD e ilustrador al mismo tiempo, acumulé una gran cantidad de obras de arte y una audiencia y construí mi propia tienda en línea. La demanda de mis servicios de medicina estética también ha crecido significativamente. Estaba en un punto en el que ambos lados necesitaban que me esforzara más para abrirme paso. Es como salir con dos personas una y otra vez. Tendrás que decidir en algún momento.

Sin embargo, la razón por la que hice el cambio es bastante simple. Me casé y tuve que mudarme a los Estados Unidos con mi esposo. No tenía intención de seguir practicando la medicina. En cambio, lo vi como la oportunidad perfecta para dedicarme de todo corazón a mi obra de arte y ver hasta dónde podía llegar.

¿Por qué crees que no puedes alejarte de la ilustración?

De hecho, me ausenté de vez en cuando mientras crecía cuando estaba ocupado estudiando. Sin embargo, siempre me atraería cualquier cosa adornada con bellas ilustraciones, incluidos libros, ropa, paquetes, etc. Cada reunión encendió en mí el deseo de diseñar algo propio.

Incluso como estudiante de medicina, dediqué mi tiempo libre a aprender dibujo digital como pasatiempo y asumí un papel a tiempo parcial como diseñador gráfico en la biblioteca de mi escuela. La necesidad de crear siempre ha sido una parte integral de mí. Necesito una salida y un tiempo específico para dar vida a mis ideas y liberarlas.







¿Cómo ha influido tu trabajo como médico en tu arte?

Creo que las características de la lógica, los altos estándares y la atención a los detalles que conlleva ser médico influyen en gran medida en mi oficio. Además, me gusta generar ideas que van desde el nivel microscópico hasta el macroscópico en base a la anatomía y la fisiología. Este proceso de pensamiento me permite abordar los conceptos de una manera única.

Por ejemplo, la mayoría de las personas pueden imaginar ciertas imágenes al describir una campaña para dejar de fumar. Sin embargo, elijo presentarlo de manera diferente dibujando numerosos alvéolos sonrientes y felices, los diminutos sacos de aire en los pulmones. Este enfoque poco convencional, creo, distingue mi trabajo y crea una representación visual que quizás no encuentres en ningún otro lugar.

Cuéntanos más sobre el proyecto en el que estás trabajando actualmente.

He notado numerosos días intrigantes de observancia de la salud a lo largo del año, como el Día Mundial de la Tiroides, el Día Mundial Sin Tabaco y el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer. Creo que hay una forma más atractiva de presentar la valiosa información de estos días, así que acepté el desafío.

En los días de atención médica, publicaré ilustraciones en mi Instagram, con información clave proporcionada en los pies de foto. Es muy divertido ver cómo la gente interactúa con el tema. La conciencia es el primer paso para el cambio. Puede ser frustrante cuando los pacientes regresan repetidamente con condiciones mal manejadas.

Mi objetivo es mejorar la conciencia de las personas sobre problemas de salud cruciales a través de mi arte. ¡Planeo hacer este emocionante proyecto durante un año y ver a dónde conduce!







¿Cuál fue tu mayor desafío cuando pasaste de ser médico a convertirte en ilustrador?

Hubo cuatro desafíos que encontré a lo largo de mi viaje:

En primer lugar, como médico, estaba acostumbrado a seguir pautas para tratar a los pacientes, mientras que como ilustrador, necesitaba desarrollar mi propio estilo. Inicialmente, me sentía inseguro de romper las reglas al dibujar. A través de la práctica y una mayor exploración, me he dado cuenta de que «dejar de seguir las pautas» es crucial para un ilustrador, lo que me permite mostrar mi yo auténtico y expresar genuinamente mi creatividad.

El segundo desafío es el perfeccionismo. Es un rasgo común entre los médicos, impulsado no solo por la competitividad del sector sino también por la responsabilidad que tenemos por la vida humana. Era un perfeccionista obstinado cuando trabajaba en mis ilustraciones, pero pronto me di cuenta de que esto entorpecía mi productividad. Ahora trato conscientemente de identificar y omitir detalles innecesarios al dibujar.

Otro desafío al que me enfrenté fue la falta de un plan de carrera claro. Como médico, ya hay una escalera que subir para todos en la industria. Básicamente, lo que tienes que hacer es pasar una prueba tras otra. No tienes que preocuparte demasiado por tu futuro en general. Sin embargo, como ilustrador independiente, debe construir la escala usted mismo.

Al principio no sabía nada sobre programación o planificación de la vida de un ilustrador, así que improvisé. A veces puedo perder la dirección y simplemente hacer lo que me viene a la mente. Después de ser ilustrador a tiempo completo, tengo más tiempo para pensar en mi horario, lo que me ayuda a identificar mis problemas. También paso más tiempo aprendiendo, tomando cursos en línea, leyendo libros y buscando en línea para optimizar mi estilo de trabajo. La creación de planes diarios, mensuales, trimestrales o incluso anuales ha demostrado ser increíblemente beneficiosa.




Finalmente, no anticipé el desafío de las diferencias de estilo de vida hasta hace poco. En medicina, a menudo es necesario sacrificar el bienestar personal, incluido el tiempo con amigos y familiares y una buena noche de sueño. Sin embargo, como artista, cuidar tu bienestar es primordial, ya que constituye la base de la creatividad.

Durante años viví como artista en ‘modo doctor’, sacrificando mucho por el trabajo. El sacrificio casi se ve como la norma en medicina y creía que podía lograr más en el arte si adoptaba la misma mentalidad. Sin embargo, me di cuenta de que estaba equivocado.

Inicialmente ignoré el ligero dolor en mi muñeca debido a la pintura excesiva, que finalmente empeoró y me obligó a detener temporalmente mis actividades de dibujo. Afortunadamente, las cosas mejoraron significativamente después de que aprendí a cuidarme mejor.

Es bueno reflexionar sobre tu vida con frecuencia. Superar estos obstáculos fortaleció mi determinación y, en última instancia, enriqueció mi viaje artístico.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *